España

Una cumbre climática agridulce

0

La cita de Katowice logra ‘in extremis’ un consenso sobre los reglamentos para hacer efectivo el Acuerdo de París del 2015

En su visita a la cumbre del clima de Katowice (Polonia), la llamada COP24, António Guterres, secretario general de la ONU, advirtió de que “un fracaso de las negociaciones enviaría un mensaje desastroso: desaprovechar esta ocasión pone en peligro nuestra última oportunidad para frenar el cambio climático descontrolado“. Su dramático grito de alerta ha surtido efecto en parte, porque se ha llegado a un común denominador consensuado sobre los reglamentos que deben hacer efectivo el Acuerdo de París del 2015, así como una declaración política que insta a incrementar los esfuerzos para evitar el calentamiento global y a acelerar la asunción de responsabilidades.

Después de múltiples negociaciones y en el tiempo añadido, el encuentro acaba con una sensación agridulce. En París ya se vislumbró que la alianza global contra la emisión de gases de efecto invernadero (CO2), consecuencia de la era de los combustibles fósiles era un hito histórico de mínimos que clamaba por la equidad y la justicia climática: evitar que, a finales del siglo XXI, la temperatura media del planeta superara los 2 grados en relación a la de la época preindustrial. “Muy por debajo de los dos grados”, se especificaba, con la idea de “proseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5º”.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Envía tu carta

Tras Katowice, y con innumerables trabas, más parece una meta de máximos, con la perspectiva inquietante de sobrepasar los límites establecidos por los científicos y con administraciones como la norteamericana (que ya anunció su renuncia a aplicar el Acuerdo de París), con aliados como Arabia SaudíRusia y Kuwait, que se oponen a los planes de reducción y a las contribuciones determinadas nacionalmente (NDC), así como a los mecanismos de control de los balances de emisiones. Estos países, con la presión de las economías emergentes como China, reacias también a la regulación, hicieron oídos sordos, en el inicio de la cumbre de Katowice, a las encarecidas recomendaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC). Es decir: para llegar al objetivo de los 1,5º, las emisiones tendrían que bajar el 45% en el 2030 y llegar a una emisión neta nula el 2050, algo que solo se plantea seriamente la UE.

En Katowice, además, la torpeza operativa del Gobierno polaco, anfitrión de la cumbre, ha desembocado en unas negociaciones más alambicadas de lo habitual y  ha dificultado, hasta el final, la firma del acuerdo.

La portada de EL PERIÓDICO del 16 de diciembre del 2018

Previous article

Cuando el amarillo es sinónimo de vida

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in España