Internacional/Mundo

Trump, el primer presidente estadounidense que pisa Corea del Norte

0

«Nos gustamos el uno al otro», ha señalado el mandatario tras mantener una histórica reunión con su homólogo Kim Jong Un en el lado norcoreano de la Zona Desmilitarizada

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, han protagonizado un encuentro histórico en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide la península coreana, para relanzar la aproximación entre los dos países.

El jefe de la Casa Blanca cruzó el límite que marca la separación entre las dos Coreas en el pueblo de Panmunjom, donde fue firmado el armisticio de 1953. Nunca un presidente estadounidense había entrado ante en suelo norcoreano.

Trump ha salido primero del edificio conocido como Freedom House, situado en el sur de la Zona de Seguridad Conjunta (JSA), en el corazón de la zona desmilitarizada (DMZ) que divide ambas Coreas, que permanecen en guerra desde los cincuenta.

Kim se ha aproximado desde el pabellón Panmungak, el lado norte de la JSA, y se ha dirigido a la línea de demarcación militar (MDL), donde le esperaba Trump.

Tras saludarse con un apretón de manos han intercambiado unas breves palabras, con Kim diciendo: «Me alegro de verle de nuevo. No esperaba verle jamás en este lugar».

A continuación Trump ha cruzado la MDL y ha hecho historia.

Tras unos instantes ambos han cruzado de nuevo hacia la franja sur de la JSA, donde han hablado brevemente con la prensa.

«Se trata un momento histórico que pretende poner fin al conflicto en la península», ha dicho Kim, que ha calificado el gesto de Trump «valiente».

El presidente estadounidense ha dicho que «están pasando cosas muy positivas» en la península a raíz del acercamiento entre Washington y Pionyang iniciado el año pasado.

«Nos hemos reunido y nos gustamos el uno al otro desde el primer día y eso es lo que importa», añadió después de confirmar que invitará a su homólogo norcoreano a la Casa Blanca.

Tras otro apretón de manos, Kim ha saludado al presidente surcoreano, Moon Jae-in, que también ha acudido a la frontera.

Visita sorpresa

Aunque difícilmente resolverá las divergencias entre Washington y Pyongyang, posee una carga simbólica insoslayable para dos naciones que hace apenas dos años hablaban de aniquilación y destrucción.

La visita de Trump a Corea del Sur y la DMZ estaba prevista tras la clausura de la Cumbre del G20 en Japón, pero el mandatario sorprendió a todos el sábado al sugerir a Kim que esté presente en la frontera para un encuentro.

«Cuando esté allí, si el presidente Kim de Corea del Norte ve esto, me gustaría reunirme con él en la frontera para darle la mano y decirle hola (?)!», escribió Trump en Twitter, para sorpresa general.

After some very important meetings, including my meeting with President Xi of China, I will be leaving Japan for South Korea (with President Moon). While there, if Chairman Kim of North Korea sees this, I would meet him at the Border/DMZ just to shake his hand and say Hello(?)!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de junio de 2019

Más sorprendente aún fue la confirmación del rápido encuentro. «Iremos a la Zona Desmilitarizada y tendré un encuentro con el presidente Kim», dijo Trump en la conferencia de prensa junto a Moon.

Poco antes, Trump había adelantado que representantes de Estados Unidos y Corea del Norte estaban trabajando en los detalles del encuentro, y añadió que tenía informaciones indicando que los dirigentes en Pyongyang estaban interesados en la reunión.

Trump también dijo que viajaría a la DMZ acompañado por el presidente Moon, aunque por el momento la breve reunión se refiere únicamente a Kim y el mandatario estadounidense.

El encuetro abre la posibilidad de un gesto histórico, caso Trump sea invitado a dar unos pocos pasos para cruzar la línea de frontera. Nunca un presidente estadounidense pisó el territorio norcoreano.

Kim, en cambio, cruzó la frontera el año pasado para estrechar la mano del presidente surcoreano, Moon Jae-in. En esa oportunidad, el líder norcoreano pasó brevemente al territorio de Corea del Sur, y los dos posaron para fotografías.

Resolver divergencias

No obstante, expertos coinciden en que un encuentro de esta naturaleza no debe ser suficiente para resolver las divergencias sobre la desnuclearización de Corea del Norte.

Washington exige que Pyongyang renuncie definitivamente a su programa nuclear para que se levanten las sanciones internacionales, opción que Corea del Norte descarta de plano.

En la opinión de Harry Kazianis, un experto en asuntos coreanos en el Centro de Interés Nacional, de Washington, Trump podría poner sobre la mesa la suspensión de una parte de las sanciones a cambio del desmantelamiento del centro de ensayos nucleares de Yongbyon.

«Una fórmula como esa daría a Pyongyang el incentivo para reactivar su economía, y ofrecería a Trump una gran victoria diplomática en momentos en que las tensiones aumentan en todo el mundo, tanto con aliados como con enemigos», dijo.

Para el investigador Ahn Chan-il, quien huyó de Corea del Norte hacia Corea del Sur, caso se torne realidad un encuentro entre Trump y Kim en la DMZ, se trataría de un espectáculo «sin parangón».

«Trump quiere obtener el premio Nobel de la paz. Si ese encuentro se realiza, eso sin dudas lo ayudará a alcanzar su objetivo», opinó.

Más información


  • La Zona Desmilitarizada de Corea, la última frontera de la Guerra Fría

Las mejores aplicaciones de la semana: Android Auto y Ecosia

Previous article

La Zona Desmilitarizada de Corea, la última frontera de la Guerra Fría

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *