Opinión

Tan cerca de los golpistas como lejos de la Constitución

0

España es un país al revés desde que desgobierna Pedro Sánchez.  El Ejecutivo socialista está tan hipotecado por el apoyo de comunistas bolivarianos, independentistas catalanes, nacionalistas vascos y proetarras de Bildu que las instituciones están a merced de cualquier espectáculo, por muy delirante que sea. Cuando estamos a menos de un mes de que la Constitución cumpla 40 años —será el próximo 6 de diciembre—, en la Asamblea de Madrid se ha dado el hecho inaudito de que dos de sus formaciones han aplaudido tras rechazar la prohibición de indulto a los golpistas catalanes. Ver para creer. Por supuesto, el dislate ha venido por parte de esa sociedad política del caos que conforman PSOE y Podemos.

La copresidencia que ostentan Sánchez e Iglesias —tanto monta, monta tanto— ha generado tal ambiente de connivencia con los golpistas que incluso en Madrid prefieren ponerse del lado de los mismos que han tratado de subvertir nuestra legalidad vigente. Cualquier cosa antes que apoyar y defender la Constitución, que es lo mismo que apoyar y defender la convivencia próspera y cívica en nuestro país. Un sistema político que nos ha otorgado la oportunidad de vivir el periodo de paz más largo de nuestra historia y que, entre otras cosas, permite a sus irresponsables señorías cobrar sus respectivos sueldos de diputados regionales.

Grave es que Podemos apoye en Madrid a los sediciosos. No obstante, no era la primera vez ni tampoco será la última. Lo peor, incluso llegando a la categoría de dramático, es que el PSOE no tenga un mínimo arresto de responsabilidad para sumarse a la iniciativa de Ciudadanos, que pedía con acierto rechazar la concesión del indulto y “cualquier otra medida de privilegio” a los golpistas catalanes en caso de ser condenados. Podemos y PSOE han sumado fuerzas y votos para rechazar esta Propuesta No de Ley (PNL). Que tomen nota los españoles de cara a los próximos comicios locales y autonómicos. Ya saben cuales son las siglas que dentro y fuera de Cataluña están decididas a fortalecer a los que quieren acabar con la Constitución y, por tanto, con la unidad de España.

O Casado acaba con Cosidó o Cosidó acabará con Casado

Previous article

El Doctor Fausto y la archicasta de Somosaguas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión