Politica

Sanitarios vascos vestirán chalecos especiales contra las agresiones

0

Los voluntarios de las ambulancias de la DYA irán equipados con un peto antitraumas ante el aumento de actos violentos en las intervenciones de emergencia

“Ya no se respeta ni a los trabajadores de las ambulancias”. Los sanitarios que intervienen en situaciones de emergencia han dicho ¡basta! y han decidido ponerse a salvo de los golpes, insultos o vejaciones que vienen sufriendo últimamente con “demasiada frecuencia”. La asociación Detente y Ayuda (DYA), que cuenta en el País Vasco con unos 600 voluntarios, ha dado el paso de aumentar las medidas de autoprotección de sus sanitarios de Bizkaia, a los que equipará con chalecos antitraumas cuando tengan que actuar en “situaciones de riesgo”, explica Fernando Izaguirre, presidente de la asociación en Bizkaia.

Hace años, cuando una ambulancia hacía sonar las sirenas, “todo el mundo abría paso”. Ahora, en cambio, han pasado a ser “un colectivo más que sufre los efectos de una sociedad cada vez más agresiva”, comenta Izaguirre. Varios episodios vividos en los últimos meses, y especialmente en diciembre pasado, con ataques verbales y físicos por medio, han precipitado la toma de una decisión “obligada”. Los voluntarios de la citada asociación de ayuda en carretera, con 53 años de servicio en el País Vasco, vestirán un peto que les pondrá a salvo ante una posible agresión con arma blanca: “Son unos chalecos especiales que aguantan el impacto de una navaja o un punzón. Son similares a los que ya disponen los sanitarios del Samur o los del SEM de Cataluña”, señala el coordinador de la DYA.

Es el primer colectivo de sanitarios que ha incorporado este sistema en el País Vasco. La DYA se dotó de estos equipos de autoprotección tras los incidentes acaecidos en febrero pasado en Bilbao entre seguidores ultras del Spartak de Moscú y el Athletic Club, en los que falleció el ertzaina Inocencio Alonso García, de 50 años. En aquellos altercados, un miembro de la DYA, Koldo Candela, recibió una fuerte patada de un hincha: “Las situaciones de peligro ahora son más frecuentes. Estamos expuestos a reacciones violentas”, afirma el voluntario para justificar la medida tomada por la organización asistencial sin ánimo de lucro.

A comienzos de diciembre, en el barrio bilbaíno de Bolueta, un paciente ebrio y drogado que estaba siendo atendido por personal sanitario desplazado en una ambulancia comenzó a escupir dentro del vehículo y, al ser recriminado por ello, agarró del cuello a una enfermera, le tiró del pelo y le propinó varios puñetazos. Otro incidente similar se vivió pocos días después en la misma ciudad, cuando un grupo de unas 40 personas arremetió contra los ocupantes de una ambulancia, a los que atacaron con el lanzamiento de vasos de cristal. En la pasada Nochevieja también recibieron “escupitajos e insultos” en sendas actuaciones realizadas en Barakaldo y Leioa. “Antes éramos los cascos azules y se nos respetaba hasta en las situaciones más tensas; ahora nos sentimos indefensos. Es la misma sensación que hoy pueden tener los conductores de autobuses o el personal que trabaja en ventanilla o ante un mostrador”, asegura Izaguirre.

Los voluntarios de la DYA, explica Candela, llevarán una coraza “a prueba de golpes y cortes”. Su precio oscila entre los 500 y los 700 euros. “Están incluso preparados para llevar una placa balística”, agrega. La única pega que encuentra este voluntario es que “limita mucho los movimientos y no es cómodo cuando hay que agacharse para atender a un paciente en el suelo”. Por el momento, la DYA de Bizkaia se ha dotado de siete chalecos especiales, aunque espera sumar más unidades en este territorio y extender la misma medida a Álava y Gipuzkoa.

“Con esto no queremos levantar ninguna alarma”, dice Izaguirre, “sino responder a una realidad cada vez más complicada para los sanitarios que suelen intervenir en “entornos hostiles, con una gran aglomeración de personas, donde se consume alcohol y se producen actitudes violentas”.

El Vaticano evita inmiscuirse en la exhumación de Franco y la negativa del abad

Previous article

La ejemplar sanción del Bayern a Ribery

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Politica