Opinión

Sánchez e Iglesias son la misma castuza

0

Los copresidentes atacan de nuevo. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias —tanto monta, monta tanto— han formado una sociedad de acciones ilimitadas que pondrán a España al borde del desastre. No les basta con el intento kamikaze de frenar en seco nuestra economía a través de unos Presupuestos que no se creen en Bruselas y que dispararían el gasto público y los impuestos a la clase media. Además, pretenden hacer de la opacidad una nueva imagen de marca de nuestro país. Con tal de repartirse con los socialistas el pastel político hasta las próximas elecciones, Podemos está dispuesto a encubrir, incluso, el flagrante Tesisgate de Sánchez. La formación que dirige Pablo Iglesias con puño de hierro plantará al Partido Popular en la comisión que investiga todos los detalles de su tesis plagiada.

El presidente más fake de la historia de España tendrá así la complicidad de los comunistas bolivarianos, los mismos que posibilitaron la moción de censura que le regaló el sillón de La Moncloa junto a los independentistas, los nacionalistas y los proetarras. Los mismos que aplaudieron en plena Asamblea de Madrid cuando rechazaron la prohibición de indulto a los golpistas catalanes. Esos son ahora el refugio del Gobierno de Sánchez, con los que el actual presidente prometió hace no mucho “no entenderse” jamás. Se supone que Podemos apareció a principios de 2014 con la voluntad de “regenerar” las instituciones, contrarios a la “casta”. Sólo hay que recordar los ataques que el propio Pablo Iglesias lanzó en su momento al PSOE. No obstante, cuando el poder ronda los discursos, la coherencia se va por el sumidero.

Donde los representantes de Podemos veían “casta”, ahora ven una oportunidad de seguir teniendo un papel preponderante en la política española. Papel que no se han ganado ninguno de los dos líderes ni ninguno de sus respectivos partidos. Encubrir el Tesisgate es encubrir la gran mentira de Pedro Sánchez. Dañar el prestigio de la universidad como institución, esa que tanto dicen respetar y, en definitiva, proteger un trabajo que estaba basado en la mentira, repleto de faltas de ortografía y multitud de párrafos fusilados. Esto es lo que encubre Podemos. Después, se les llenará la boca al declarar su amor por la universidad de calidad. Pero ni universidad ni política, el único amor es el que profesan al poder.

Dinero público para espionaje político

Previous article

¿La culpa es de Zaplana por no ser etarra?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión