Deportes

«Raúl Bravo prestó 300.000 euros al presidente del Aris»

0

Operación Oikos

El Aris griego impuso al exjugador como segundo técnico del entrenador español Paco Herrera

El veterano entrenador catalán Paco Herrera (Barcelona, 65 años) vivió en Grecia una sorpresa más en su extenso periplo por el fútbol. Cuando la pasada primavera fue contratado por el Aris de Salónica, el presidente del club, Theodoros Karipidis, le impuso a su ayudante. Era Raúl Bravo, antiguo jugador de la entidad helena y al que Herrera no había saludado jamás en sus muchos años de fútbol. La Policía española ha establecido como punto clave de la operación Oikos contra los amaños de partidos la conexión griega de Raúl Bravo, un intermediario que le ayudaba a apostar en los mercados ilegales de los países asiáticos.

Ajeno a este embrollo, Paco Herrera atiende a ABC. «Yo tengo mi grupo de trabajo, que siempre me acompaña allá donde voy (Las Palmas, Sporting Gijón, Valladolid, Zaragoza…). Son el preparador físico Telmo de Andrés y el segundo entrenador Ángel Rodríguez. Pero cuando cerré el acuerdo con el Aris, me dijeron que el segundo técnico debía ser Raúl Bravo. Nunca había hablado con él, pero acepté».

Herrera selló su compromiso con el Aris el 31 de mayo de 2018 y fue despedido el 12 de noviembre. «Conviví con Raúl Bravo apenas tres meses, porque al principio, en los primeros meses, no estuvo con nosotros. Él vivía en la otra punta de Salónica, tenía otro grupo de amigos y nuestro vínculo era el de primer y segundo entrenador. Siempre fue muy simpático, bromista. Fue una relación laboral sin más».

Herrera pronto descubrió la conexión que había entre el exjugador y el presidente Karipidis. «El presidente no hablaba inglés, por lo que era muy difícil comunicarse con él. Pero insistió muchísimo en que tenía que estar Raúl Bravo como segundo técnico. Tenía dos empresas, una de fabricación de palés, y otra de exportación de comida italiana en conserva. No estoy seguro de si quería quedarse con la propiedad del club, pero sí que supimos que Raúl Bravo le había prestado 300.000 euros. Karipidis tenía una oficina en Atenas, y se pasaba allí el 80 por ciento del tiempo. Apenas le veíamos».

Paco Herrera piensa en alto. «Puede ser que el presidente le debiera dinero a Raúl y por eso se quedó como mi ayudante, pero no lo puedo asegurar. Es una suposición. Al principio parecían muy amigos, pero con el paso de las semanas, su relación se fue enfriando. Yo creo que terminaron mal». Raúl Bravo fue despedido unos días después de que Herrera abandonase la entidad.

«Algo que me llamó la atención -explica el técnico español- es que Raúl nunca cogía el teléfono cuando le llamábamos. Era muy difícil hablar con él. Solo respondía por el whatsapp. También nos dimos cuenta con el tiempo que éramos bastante diferentes. Yo soy muy estricto con el trabajo del día a día, y él era bastante más dejado que yo. Nunca hablamos de apuestas, mucho menos de amaños. Nunca sacó este tema a la conversación o algo que me hiciera sospechar».

Así es Nicolás Ibáñez, el sorprendente último fichaje del Atlético de Madrid

Previous article

Nadal: «Es un partido muy especial para los dos, más ahora»

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes