Politica

Pedro Sánchez insta a la socialdemocracia a “hacer más” para frenar el “autoritarismo” en Europa

0

El presidente del Gobierno carga contra el posible acuerdo de PP y Ciudadanos con Vox: “No se puede ser proeuropeo y apoyarse en fuerzas antieuropeístas para gobernar”

“autoritarismo” en Europa />

Pedro Sánchez ha animado a los socialistas europeos a “hacer mucho más” en la defensa y difusión de los valores europeístas frente al auge de la ultraderecha, que el fin de semana pasado acabó con la excepción española tras la irrupción de Vox en el Parlamento andaluz con 12 diputados. “No tenemos que atenazarnos frente a la extrema derecha”, ha instado el presidente del Gobierno, que ha apelado a los valores de la Revolución Francesa ante el “autoritarismo” creciente en Europa.

El Partido Socialista Europeo (PES) ha proclamado candidato en las elecciones europeas de mayo a Frans Timmermans —se comprometió a trabajar para hacer realidad la propuesta social del presidente español— en medio de un ambiente en el que dominaba cierta sensación agridulce por  la expansión de la derecha y sus versiones más extremas. En un escenario hostil, en el que la izquierda no termina de reaccionar a la pérdida progresiva de gobiernos comunitarios, la península Ibérica se ha erigido en el gran referente de la socialdemocracia. Ante semejante panorama, la propuesta de Sánchez de diseñar un “nuevo contrato social” a la altura de las expectativas de las generaciones más jóvenes para “reconstruir” el Estado del bienestar, laminado durante la Gran Recesión, y darle así un “impulso a la construcción europea” fue bien recibida  por el millar de cuadros que asistieron al XI Congreso del PES en Lisboa.

“No se puede ser proeuropeo y apoyarse en fuerzas antieuropeístas para gobernar”, ha sentenciado Sánchez en un mensaje dirigido a PP y Ciudadanos pero también a la familia socialdemócrata, impactada por la fuerza de la entrada de Vox en las instituciones. Los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera están abiertos a un posible acuerdo con la ultraderecha de Santiago Abascal en Andalucía, donde el PSOE ha quedado en minoría y afronta la pérdida de la Junta tras 36 años de gobiernos consecutivos. El presidente ha insistido en que “es la hora de luchar” y “apelar a la movilización de la sociedad serena y moderada, que sabe que se sustenta en la convivencia, en la conquista de derechos, de las libertades y la moderación en hacer política”.

La presentación de Sánchez —”Nothing is impossible”, le dio entrada la speaker— resume la condición de liderazgo que de alguna manera han asumido los socialistas españoles. También lo atestiguaron los aplausos y celebraciones del millar de asistentes al congreso en Lisboa a las intervenciones del secretario general del PSOE y del anfitrión y primer ministro portugués Antònio Costa. Ambos dirigentes volvieron a reunirse tras la cumbre hispanoportuguesa de noviembre en Valladolid. Sánchez también se vio con Miquel Iceta, primer secretario del PSC.

Las circunstancias y escollos que tuvieron que superar Sánchez y Costa parecían insalvables: el PSOE recuperó el Gobierno liderando la primera moción de censura que ha tenido éxito, aunque se mantenga a duras penas al contar solo con 84 diputados en el Congreso. En el caso de Portugal, el Ejecutivo socialista fue posible hace tres años después de un acuerdo inédito con los comunistas y el Bloco de Esquerda, aliado de Podemos. A este pacto a tres bandas, conocido popularmente como la geringonça, no le queda mucho futuro ya que el próximo otoño celebrará legislativas, en las que los socialistas parten como favoritos.

“Decía Fernando Pessoa que no podemos reducir la política a una mera reflexión de cómo se llega al poder. Antònio [Costa], con vuestro empuje habéis demostrado qué hacer cuando se llega al Gobierno. Gracias por vuestro camino de no resignación y de lucha, en el que se combina el saneamiento de cuentas públicas y justicia social. Sois un ejemplo para toda la familia socialista. Inspirándonos en el socialismo portugués, vamos a presentar los Presupuestos”, ha afirmado Sánchez ante una grada entregada. Sánchez retomó la idea de presentar las cuentas públicas tras desecharla a mediados de noviembre. El cambio se produjo tras el desastre socialista en las elecciones andaluzas y busca retratar a los partidos independentistas catalanes y el resto de fuerzas políticas. De no salir adelante, el adelanto electoral se antojaría inminente.

Eslovaquia, Rumanía y Malta —su primer ministro, Joseph Muscat, generó controversia en el cónclave del PES; los gritos en inglés de “¡Vergüenza!” de una de las personas en el auditorio incomodaron y recordaron la polémica en la isla mediterránea tras el asesinato de la periodista Daphne Caruana, que investigaba casos de corrupción vinculados presuntamente con miembros del Gobierno— son las otras rara avis con Ejecutivos de izquierdas más allá de España y Portugal, los actores que han acaparado la atención en el encuentro de los socialistas europeos. El lema de “más democracia, más solidaridad”, pronunciado por Ana Catarina Mendes, secretaria general de los socialistas portugueses, ha sido de los más coreados frente a la “dominación ultraliberal” de la que ha advertido Elio Rupo, primer ministro belga entre 2011 y 2014. La respuesta, según Costa, pasa por “una Europa que combata las desigualdades y libre de los populismos”.

Una desclasificación acertada y necesaria

Previous article

Juventudes políticas, entre lo nuevo y lo de siempre

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Politica