Politica

Los barones del PP se revuelven contra Vox: “No nos podemos arrastrar”

0

Dirigentes populares aseguran que no aceptarían las propuestas del partido de extrema derecha en su región

Los barones del PP se revuelven contra Vox. Las 19 peticiones de máximos que el partido de extrema derecha presentó ayer escocieron en las filas populares y más ante la perspectiva de las elecciones locales de mayo. “A Vox le falta un hervor”, ha opinado el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. “Me da la impresión de que les cuesta mucho pasar de la demagogia y de la propaganda a la política. Me van a permitir que no gaste saliva analizando las propuestas de Vox, porque las hay que no tienen ni pies ni cabeza”, ha añadido.

El discurso de Alonso se ha sumado al de otros dirigentes populares, entre ellos el presidente de la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, contrarios a realizar cesiones ante Vox en asuntos como la protección de las mujeres frente a la violencia machista, la gran línea roja intocable ahora para el PP y sus barones territoriales.

“Nosotros solo vemos la punta del iceberg, una situación espantosa, que son las mujeres asesinadas, pero hay decenas de miles de mujeres que viven esa situación diariamente. Por lo tanto, no se puede flaquear en ese esfuerzo de protección de la mujer y en la lucha contra la violencia machista”, ha dicho Alonso, que fue ministro de Sanidad e Igualdad con Mariano Rajoy, en alusión a la exigencia de Vox de derogar las leyes autonómicas de protección de la mujer.

En esa misma sintonía de no conceder un paso atrás en la lucha contra la violencia machista se expresa el presidente del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco: “Yo sí considero que hay violencia machista, que negar la violencia del hombre contra la mujer es de chiste y que ese problema es una realidad que no se puede negar ni maquillar como tampoco se puede hacer con el holocausto judío”.

Isabel Bonig, presidenta del PP valenciano, ha asegurado, al igual que el presidente murciano, Fernando López-Miras, que no aceptarían, para sus respectivas comunidades, la lista de 19 peticiones que Vox presentó ayer en la mesa de negociaciones, entre las que destacan la eliminación de las leyes contra la violencia de género, de protección del colectivo LGTBI o la expulsión de 52.000 inmigrantes sin papeles. “Cuando las vi pensé: ‘¿Dónde van?’ Lo de la violencia machista es un debate superado. Negarlo es absurdo. Puede que haya algún abuso, pero el problema importante son los hombres que matan o maltratan a sus parejas o exparejas, las violaciones… Y proteger a la mujer no impide, de ninguna manera, proteger a otros. Hay una violencia en la familia, la fiscalía viene alertando de un aumento de agresiones de hijos a sus padres, pero no se puede negar la violencia machista”.

La presidenta del PP valenciano confía, no obstante, en que las peticiones de ayer de Vox obedezcan a “la inmadurez” de los nuevos — “me recuerdan al principio de Podemos” — y a cierto “teatrillo”. “Les resultaría muy difícil explicar que el PSOE siga gobernando en Andalucía porque no se cambió el día de la comunidad o no quisimos derogar la ley de violencia de género”, añade. 

Una de las espoletas que más nervios ha desatado en la dirección nacional del PP ha sido la posición de advertencia que han tomado en este caso sobre las medidas de violencia de género planteadas por Vox el partido en Galicia, encabezado por Alberto Núñez Feijóo. El propio Feijóo, a preguntas de los periodistas, pero también otros dirigentes como la diputada Paula Prado, el diputado Pedro Puy Fraga o el aspirante a la alcaldía de Pontevedra, Rafael Domínguez, han defendido claramente en público que jamás aceptarían los votos de Vox con esas propuestas contra la violencia machista. Desde la dirección regional de ese partido se matiza que esas expresiones categóricas no son una prueba de división o desmarque de la dirección nacional sino una reafirmación de los principios irrenunciables del partido.

Miguel Tellado, secretario general del PP de Galicia y mano derecha de Feijóo, lo explica: “No hay ninguna división con el PP nacional en posiciones ideológicas, ni contradicciones ni estamos en contra de negociar con Vox, que es algo que se debe hacer buscando puntos de acuerdo y no forzando a nadie a defender lo que no cree, y señalando muy bien que es Vox el que apoya al PP y no el PP a Vox y que hay temas, con la violencia de género, en los que no estamos dispuestos a ningún paso atrás”.

El presidente del PP canario, Asier Antona, también habla de “escenificación”, pero cree que viene “un año complicado”. “El documento que presentaron era inaceptable. Me parece inadmisible que lo pusieran sobre la mesa. Hay avances históricos que ha logrado esta sociedad en los que no podemos retroceder”. “El problema de Andalucía no es que no exista una ley de protección de la tauromaquia o qué día se celebra el día de la comunidad —en alusión a algunas de las propuestas de Vox —, sino el empleo, la economía, la sanidad, los servicios públicos”. El dirigente popular insiste en que el PP “tiene su propia ideología”. “Nadie nos tiene que marcar el paso. No nos podemos arrastrar”, añade.

PP y Ciudadanos cierran su acuerdo de Gobierno, pendientes del apoyo de Vox

Previous article

Casariche respira intranquilo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Politica