España

La rentable incertidumbre sobre Julen

0

En noviembre de 1985, la tragedia de Omayra (Colombia, erupción del volcán Nevado del Ruiz) enseñó a los que manejan sin escrúpulos el negocio televisivo lo muy rentable que resulta mantener a la audiencia en vilo retransmitiendo en directo la agonía de una niña durante tres días. Han pasado 34 años. La tele ha progresado mucho. Ahora saben manejar, retroalimentar y aumentar la ansiedad colectiva con gran maestría. El desenlace final de un suceso no es lo relevante. Lo televisivamente rentable es que se dilate la incertidumbre. Se pueden ir fabricando programas y más programas, como una cinta sin fin. No importa que no haya noticia resaltable que ofrecer. No importa que no haya ninguna justificación ni informativa ni periodística. Se reemiten imágenes en bucle, se hacen conexiones interrogando a los vecinos, se especula, se opina, se exprime el pour-parler, y se llenan horas de tele con audiencias magníficas. Después de una de estas sesiones, tranquilamente de 120 o 180 minutos, nada nuevo nos han dicho, pero se ha conseguido que estemos ahí, pendientes, anclados, ansiosos, y aumentando enormemente el share de quien lo emite. 

El viernes se cumplían 12 días seguidos de desgarradora inquietud sobre el niño Julen. Dado que el equipo de rescate estaba ya a solo unos 30 centímetros del niño, y cabía la posibilidad de que la angustia –y el share– llegase a su fin, en Tele 5 apretaron el acelerador. La cadena se transformó, toda la jornada, en un gran especial sobre el niño. Desde La mañana de AR, pasando por los Informativos, –¡incluso dentro de los Sálvame Limón y Naranja!– más el plus de otros dos especiales AR, encadenados,  llamados Especial rescate –con el añadido #ARconJulen, como si fuera patrimonio exclusivo– todo el día, íntegro, dedicado al tema. Terminaron a las 0.37 de la madrugada del sábado. No hacía falta esperar al desenlace. El objetivo estaba cumplido: 23,5% de share. Superaron en casi 6 puntos a A-3 TV que, extrañamente –y seguramente no por falta de ganas– no siguió ese día el mismo camino de especiales sin fin.

La noticia del hallazgo de Julen sin vida en la tele la dio TVE 24 horas, Jesús Amor y Pedro Carreño, entre las 2.36 y las 2.57.  Era el final. Los finales interesan menos. Lo valioso, entendida la tele como negocio, es mantener durante días a la audiencia atrapada en la incertidumbre. 

El Dortmund golea al Hannover (5-1) y consolida el liderato

Previous article

Los «chalecos amarillos», divididos ante las nuevas protestas en Francia

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in España