Opinión

¿La culpa es de Zaplana por no ser etarra?

0

España es Kafka puro. El Gobierno hipotecado del Partido Socialista está creando tal atmósfera que las situaciones intolerables rozan el ridículo y al revés. Así pasa con la política penitenciaria. Su desatino ha provocado una huelga que impide al ex ministro Eduardo Zaplana recibir visitas, pero no así a los presos de ETA. Va a resultar que la culpa es del antiguo político del PP por no ser parte de los violentos. Ver para creer. Al igual que el hecho de que el director del centro penitenciario Puerto III de Cádiz hiciera todo lo posible para que pudieran entrar en horario de tarde. Una discriminación inadmisible en cualquier caso, pero especialmente acentuada en esta ocasión.

En lo que respecta a los etarras, no hace falta ni decir que fueron parte de una banda terrorista que durante más de medio siglo sembró de muerte y opresión cada esquina de España. Al respecto de Eduardo Zaplana, no sólo no puede recibir la visita de sus familiares, sino que además resulta vergonzoso la inacción del Gobierno a sabiendas de la grave enfermedad que sufre y que pone en riesgo su vida al estar en prisión. Algo que debería llevarlo fuera de la celda, pero que, no obstante, no sólo lo mantiene allí, sino que además tiene que ver cómo lo que para él es un imposible, para los terroristas sólo supone un mero cambio de hora.

La culpa, desde luego, no la tienen los manifestantes, sino el Ejecutivo. De hecho, los funcionarios protestan de manera lógica por los “engaños” de Sánchez y su equipo, que no han sabido prestar atención al paulatino deterioro que están sufriendo los servicios penitenciarios. Una lástima que, para aplicar ciertas medidas, el Gobierno no ande tan presto como para solventar cualquier inconveniente al entorno etarra. Si esa sensibilidad fuera igual en todos los casos, hace tiempo que Eduardo Zaplana, gravemente enfermo, no tendría que esperar en una cárcel para encontrarse con su familia.

Sánchez e Iglesias son la misma castuza

Previous article

Repetir elecciones es el nuevo mantra de la ultraderecha

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión