España

Asi son y asi trabajan los entrenadores de los campeones

0

Gavira, Nieto, Simón, Xaus, Monge y Del Amor son los ojos en la pista y en los entrenamientos de varios pilotos del Mundial de motociclismo

“Ellos son ya muy expertos, pero nosotros tratamos de ayudarles comentándoles como pueden mejorar y cómo pilotan sus rivales”, señala Xaus

tent/uploads/2019/06/74e042ae5487eba34671aa4a80158e5d.jpg” Asi son y asi trabajan los entrenadores de los campeones />

Son los entrenadores de los campeones, aunque todos ellos demuestran su enorme modestia al señalar que no trabajan con niños, con novatos, con pilotos que se están formando, sino con auténticos ganadores. Es más, Idalio Gavira, el nuevo ‘coach’ de Valentino Rossi, nueve veces campeón del mundo, asegura que aprende más él trabajando con el jefe, que el ‘Doctor’. Y no es cierto. ‘Vale’ asegura que Gavira es vital para mejorar su pilotaje.

Rubén Xaus, de 41 años, subcampeón del mundo de Superbikes (Ducati, 2003), es un poco el ‘hombre orquesta’ del Reale Avintia racing y ‘coach’ de Tito Rabat y Karel Abraham. “El concepto de ‘coach’ es ganar tiempo al reloj, al día-día del piloto. Tú llegas aquí y tienes una hora de entrenamiento, hace un año que no vienes, la moto es nueva, tienes piezas que probar, rivales por todos lados, todo te lo juegas en una décima de segundo y hay que ganarle tiempo al reloj. El ‘coach’, lo que hace desde fuera, es tener una visión mucho más práctica que el piloto, que se come todo el día la cabeza para tratar de ser más rápido”.

Para Xaus, claro, es vital haber sido piloto. “Tú puedes ser un gran manager, un ingeniero único, un tremendo mecánico, pero si no te has subido nunca a una moto de carreras, jamás podrás conectar con el piloto. Nosotros tenemos cientos de carreras en nuestra cabeza y eso, a la hora de comentar la jugada, influye tremendamente”.

Fonsi Nieto, de 40 años, subcampeón del mundo de 250cc, ganador de seis grandes premios, asesor de Jack Miller y ‘Peco’ Bagnaia en el Pramac Racing, asegura ser “los ojos  de Jack y ‘Peco’ en la pista, pues ellos ven a sus rivales desde la cúpula de su moto y yo, los veo trazar”. Ni que decir tiene que Fonsi hubiese deseado contar con una ayuda así cuando corría. “Tú les aportas soluciones que les caen del cielo y, cuando funcionan, son muy agradecidos. Es evidente que, cuando trabajas con jóvenes, todo es más fácil, pues son esponjas. Aquí debes saber qué decir, cómo decirlo y encontrar el momento”.

Julito Simón, de 32 años, campeón del mundo de Moto2 en el 2009, ganador de 10 grandes premios, no se separa de Maverick Viñales. “Ahora, como estamos en un momento difícil de Yamaha, trato de ayudar también a los ingenieros de la fábrica, acudiendo a las reuniones técnicas y les cuento cómo se comportan las otras motos. Con Maverick todo es muy fácil porque él sabe ya mucho de motos y lo que más me interesa es que tenga, que la tiene, una actitud positiva y entienda que solo le aconsejo para que mejore”.

Javi del Amor, de 42 años, 20 años compitiendo en 250cc, Supersport, Superbikes y ganador de cuatro campeonatos de España, vive en la gloria. La gloria es no separarse de Gabri Rodrigo, el piloto que lleva la Honda campeona del mundo de Moto3. “Lo primero que quiere decir es que le estoy muy agradecido a Gabri por permitirme acompañarle en este sueño. Y, lo segundo, es que mi trabajo, o el de un buen ‘coach’, consiste, sobre todo, en aportar tranquilidad porque bastantes nervios hay ya en las carreras como para añadir más”.

La idea, según Del Amor (compartida, por supuesto, por todos los consultados), es que el piloto solo se dedique a pilotar. “Todo lo demás, todo, depende de mí. Yo soy los ojos de Gabri en la pista. Él me pide ir a tal o cual curva a verle o a ver a los que la trazan mejor, para tratar de hacerlo igual de bien. A veces ocurre que te dice que no se siente veloz en tal curva, vas y no tienes más remedio que decir ‘oye, tú no te sentirás rápido en ese punto, pero no hay nadie que lo trace más rápido que tú’. Y trato de demostrárselo con un video, por casero que sea”.

Josep Monge, 40 años, 11 años en el Campeonato de España, 10 años en el Mundial de resistencia, probador de Michelin durante años, estaba ayer de fiesta. Su chico, el australiano Remy Gardner, hijo del gran Wayne, campeón de 500cc (Honda, 1987), logró ayer la ‘pole’ de Moto2 en Assen. “No todos los padres son como Wayne, desde luego, con quien nos distribuimos el circuito y compartimos apuntes y consejos. Lo más importante es saber encontrar el momento de dar tu opinión. Hay que tener mano izquierda y decirles siempre la verdad, pues se están jugando la vida a 280 kms/h.”.

Gavira, de 48 años, campeón de España y de Europa de Superbikes, vive en el cielo de la velocidad, en la Academia VR46 de Rossi. “Yo creo que Valentino podría correr tantos años como quisiera. Su espíritu es el de un veinteañero y su físico, mucho mejor que muchos de sus rivales. Y, sobre todo, después de haber corrido aquí, en Assen, 23 veces y ganado 10 veces, sigue escuchándote como si fuese el año de su debut en la ‘catedral’. Es tremendo”.

Gavira explica que lo más importante “es que el piloto confíe en ti y ‘Vale’ lo hace, incluso probando cosas que él, con su experiencia, está convencido que no van a funcionar. Pero las prueba y, a veces, le funcionan y te da las gracias. Aquí, por ejemplo, le he pedido que salga mejor de la curva 6 para trazar mejor la 7, o que se abra hasta la línea blanca en la 9 pues así ganará velocidad en 10”.

Gavira está convencido que “hasta Tiger Woods, que es otro monstruo, admite consejos de su entrenador cada mañana y eso que ha ganado 15 ‘majors’”.

Horóscopo de hoy, sábado 29 de junio del 2019

Previous article

La portada de EL PERIÓDICO del 30 de junio del 2019

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in España