Politica

Abascal exige un encuentro con Rivera y Casado para salvar los pactos

0

El líder de PP ha aceptado la reunión que se producirá este martes y Ciudadanos pide que se haga a nivel autonómico

A Vox se le está “acabando la generosidad y la paciencia” y en ningún caso “regalará sus votos” para formar gobierno en Madrid y Murcia con PP y Ciudadanos. Es el mensaje que ha mandado esta mañana el líder de los ultraconservadores, Santiago Abascal, desde Murcia, donde ha asegurado que ha liberado su agenda de mañana para estar todo el día disponible para reunirse con Pablo Casado y Albert Rivera y desbloquear la situación. 

Al primero le recrimina la “equidistancia” en la que se sitúa el PP en las negociaciones y al segundo, que pretenda someter a Vox a un “apartheit” político, cuando sus votos son imprescindibles en las dos comunidades autónomas, por lo que ha esperado que su “llamamiento” a reunirse “donde y cuando quieran”, ha repetido en varias ocasiones, surta efecto.

El líder del PP ya ha aceptado la reunión con Abascal que se producirá este martes en el Congreso, mientras que desde Ciudadanos prefieren que los encuentros sean a nivel autonómico pero no descartan una reunión con Rivera. “El PP ha demostrado desde el principio un talante de diálogo con todas las fuerzas políticas implicadas en estos procesos. Por lo tanto no tenemos ningún problema en sentarnos con nadie como ya hemos hecho durante todos estos meses de negociación”, han asegurado fuentes de la dirección de los populares.

Ciudadanos también está dispuesto a volver a reunirse con Vox para tratar de desbloquear las investiduras, pero considera que esa reunión debe hacerse a nivel autonómico, entre quienes luego tendrán que votar. “Si hace falta volver a reunirnos otra vez para que Vox rectifique y deje de bloquear, por nosotros no hay ningún problema. Pero que rectifique Vox”, ha defendido la portavoz parlamentaria, Inés Arrimadas, en rueda de prensa tras la ejecutiva permanente del partido. Arrimadas ha evitado responder a si Albert Rivera aceptaría reunirse con Abascal. Hasta en cuatro ocasiones la portavoz, a preguntas de los periodistas, ha rehuido descartar explícitamente ese encuentro, aunque todas las veces ha insistido en que Ciudadanos “cree que lo mejor” es una reunión entre los dirigentes autonómicos de PP, Ciudadanos y Vox en Murcia y Madrid para desencallar los acuerdos. Arrimadas ha puesto en valor que la semana pasada su partido ya estuvo cinco horas reunido con la formación de extrema derecha.

Ciudadanos sí descarta modificaciones en sus acuerdos con el PP en esas dos comunidades autónomas para incorporar peticiones de Vox. “No tenemos ningún problema en volvernos a reunir, pero los acuerdos están cerrados. Están cerrados entre PP y Ciudadanos”, ha abundado Arrimadas, que asegura que el partido está “a la espera de que se le acabe la pataleta a Vox”.

Si finalmente esas reuniones no se producen, Abascal tiene una propuesta alternativa para la Región de Murcia: un pacto entre ellos y el PP, que suman 20 diputados, a tres de la mayoría absoluta, pero uno más que la suma de PSOE y Podemos, para que sea Cs el partido que deba facilitar la investidura con su abstención.

En cuanto al acuerdo que han presentado esta mañana PP y Cs para el gobierno de la Comunidad de Madrid, ha subrayado que “no han aprendido nada de Murcia”, donde los ultraconservadores votaron el pasado jueves en contra de la investidura del popular Fernando López Miras. Tras la votación, el número dos del PP, Teodoro García Egea, recriminó a Vox que habían incumplido un acuerdo al que supuestamente habían llegado Casado y Abascal para que los cuatro diputados murcianos se abstuvieran. Abascal niega que existiera ese acuerdo, por lo que ya no considera a Egea un “interlocutor válido” en las negociaciones. Por el contrario, ha defendido tanto las decisiones tomadas por los equipos negociadores de Vox a nivel nacional y en Murcia y ha insistido en que todas sus decisiones se han tomado de forma consensuada con la dirección del partido.

Le ha recordado también el poder que ostenta en numerosos ayuntamientos y comunidades gracias a la “generosidad” de Vox, incluida la vicepresidencia de la Junta de Andalucía y cinco consejerías, y las presidencias de las mesas de los parlamentos andaluz, madrileño y murciano. Los ultraconservadores, ha subrayado, renunciarán a “cualquier gobierno y sillón”, y tampoco hará ningún “chantaje” ni pedirá “más de lo que corresponde”, pero para recabar sus apoyos, sí exigirán en Madrid y Murcia sendos acuerdos de investidura “en el que tienen que participar las dos fuerzas políticas que tienen que forma parte” de sus Ejecutivos. “No habrá más líneas rojas que tener un acuerdo de investidura”, ha repetido en numerosas ocasiones, insistiendo en la urgencia de la reunión a tres para “frenar al frente popular”, aunque no ha querido “adelantar acontecimientos” sobre qué ocurrirá si Rivera no acude mañana a su llamada.

Tampoco se ha pronunciado sobre si preferirían la convocatoria de elecciones a facilitar sus votos en los pactos PP-Cs, sino que se ha limitado en señalar la “urgencia de desbloquear la situación”, lo que, en su opinión, es “responsabilidad” de populares y naranjas.

El PSOE cierra filas en torno a Sánchez: apoyo unánime a un Gobierno monocolor

Previous article

Ciudadanos ganó un millón y medio de euros el año pasado y no tiene deudas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Politica